Flebología

Solicite turno de acuerdo a su lugar de residencia

Sede Congreso

Sarmiento 1831 4to "8"

Ciudad Aut. de Bs. As.

(011) 4373-2393 / 4374-6173

Sede San Miguel

Italia 1102

San Miguel -Pcia. Bs. As.

(011) 4664-1215

Sede Hurlingham

Jauretche 1487 1er piso

Hurlingham - Pcia. Bs. As.

(011) 4665-5415 / 1087

Sede San Francisco Solano

Calle 847 N°2183

San Francisco Solano - Pcia. Bs. As.

(011) 4373-2393 (Turnos)

Sede Lima - Perú

Calle Leonidas Avendaño 116

Miraflores - Lima – Perú

(511) 2412502 / 2413006 / 9 99243322

Sede San Pedro

Av. 11 de Septiembre 689

San Pedro - Pcia. Bs. As.

(03329) 425962

Se podría afirmar que las enfermedades del sistema venoso de miembros inferiores aparecieron cuando el hombre se puso de pie, de allí la caracterización como enfermedades antropológicas.

Los intentos de proporcionar alivio a personas afectadas por estas enfermedades se remontan a épocas remotas, con registros históricos de su tratamiento en pinturas rupestres egipcias que datan alrededor de 5000 años A.C.

Albucasis describe procedimientos quirúrgicos en el siglo XI.

Recién a partir del siglo XIX comienzan a perfeccionarse las técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas que proponen dar alivio a los problemas funcionales y estéticos que originan las várices. Estas técnicas logran altísimos niveles de efectividad en el siglo XX.

Es en este siglo que la Flebología y la Linfología modernas dan solución a los trastornos ocasionados por enfermedades del sistema venoso de miembros inferiores evitando tratamientos largos y dolorosos.

El acabado conocimiento de la enfermedad y los avances tecnológicos más recientes han sido importantes aliados en la terapéutica eficaz, ambulatoria e indolora.

La Flebología, especialidad médica moderna, aborda las enfermedades venosas. Estas se presentan con más frecuencia en los miembros inferiores, abarcando, desde las antiestéticas arañitas vasculares hasta la temida úlcera venosa, estado final de la enfermedad venosa crónica.

Aconsejamos la consulta especializada ante los primeros síntomas como dolor, pesadez, cansancio, calambres o picazón de los miembros inferiores o los primeros signos, como las arañitas vasculares, el edema o las manchas en las piernas. Un tratamiento precoz evita las consecuencias de esta enfermedad siempre evolutiva.